Archivo por ‘Semana Santa’

Manos de Amor (Andres Dinamarca)

Publicado:3 mayo, 2011, No Hay Comentarios

Dos Rosas el Domingo de Resurrección

Publicado:22 abril, 2011, No Hay Comentarios

Lectura: Juan 11:17-27
. . . Yo soy la resurrección y la vida. . . . –Juan 11:25.

La mañana del Domingo de Resurrección había dos rosas sobre la mesa de la Santa Cena de nuestra iglesia. Mientras las contemplaba, mi corazón se llenó de gozo.
La rosa roja significaba el nacimiento del pequeño Brian, que había venido al mundo el Viernes Santo. Y aquel domingo en particular, estábamos celebrando el regalo de esa nueva vida.
La rosa amarilla representaba una nueva vida espiritual. El miércoles anterior por la noche, Sandra, una jovencita de once años de edad, había confiado en Cristo como su Salvador en una reunión de jóvenes. Lo que hizo aquello significativo fue que ella había recibido un regalo que nuestra iglesia distribuyó durante las celebraciones de Navidad a familias necesitadas. Como resultado de ello, Sandra había empezado a asistir regularmente a nuestra iglesia. Cuando escuchó el evangelio aquel miércoles, confió en Cristo como Salvador y nació de nuevo.
Al celebrar el Domingo de Resurrección aquella mañana, no pude más que pensar en aquellas dos vidas nuevas. No solamente es el Salvador resucitado el Creador de la vida física (Col. 1:16), sino que también es el que origina la nueva vida espiritual por su muerte sacrificial y su triunfo sobre la tumba. Su resurrección le da significado a la vida aquí y ahora, y nos asegura que un día recibiremos un nuevo «cuerpo espiritual» (1 Co. 15:44).
¡Regocijémonos hoy en la resurrección de Cristo!

La resurrección de Cristo es
motivo de celebración.

NPD/--DCE

La Resurrección

Publicado:21 abril, 2011, No Hay Comentarios

Lectura: 1 Corintios 15:12-19
El cual [Cristo] fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación.
–Romanos 4:25.

             La resurrección de Jesucristo de los muertos es la piedra angular del arco de la salvación. Si uno la quita, la estructura completa del plan de salvación se desmorona.
            Las buenas nuevas del evangelio son que Cristo murió por nuestros pecados (1 Co. 15:3), y que resucitó (v. 4). La resurrección de Cristo es la prueba de que su muerte expió el pecado.
            La paga de un solo pecado es la muerte. Un pecado trajo la maldición de la muerte a toda la humanidad (Ro. 5:12-15). Si Cristo hubiese pagado por todos los pecados de la humanidad excepto uno, no hubiese podido resucitar, porque un pecado hubiese sido suficiente para mantenerlo en la tumba.
            La resurrección de Cristo fue prueba de que había pagado el precio completo de la redención. Cuando clamó: «Consumado es» (Jn. 19:30), la obra quedó completada. Dios se satisfizo y dio prueba de la terminación de la obra resucitando a Cristo de entre los muertos.
            Esa victoria no sólo debería conmemorarse en un día especial del año, sino el primer día de cada semana. . . e incluso ¡todos los días! Puesto que Cristo no permaneció en la tumba sino que conquistó la muerte con su resurrección, podemos vivir en el gozo de una salvación completa provista por un Redentor resucitado, vivo y que vuelve otra vez.

La resurrección asegura
lo que se logró en el Calvario.

La Oscuridad de La Traición

Publicado:21 abril, 2011, No Hay Comentarios

Toma La Cruz

Publicado:20 abril, 2011, No Hay Comentarios

Lectura: Mateo 10:1-7, 24-39
Y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí.
–Mateo 10:38.

                La cruz. Hoy la vemos como el tosco instrumento de madera que se usó para ejecutar a Cristo.
               Pero antes de que sus seguidores tuviesen siquiera una remota idea de que Jesús moriría así, Él habló de la cruz. De pie cerca del mar de Galilea y mientras preparaba a los discípulos para alcanzar a «las ovejas perdidas de la casa de Israel» (Mt. 10:6), Jesús les dijo: «El que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí» (v. 38).
               Los hombres no asociaron la cruz con la muerte de Jesús que había de ocurrir, pero sí sabían lo que significaba una cruz. Las crucifixiones eran un método común de ejecución. Los discípulos tenían una imagen vívida de la agonía, el castigo y el sufrimiento que representaba una cruz. Tomar la cruz significaba ir por la vida por el camino más difícil.
               Entonces, ¿por qué fomentaba Jesús que se llevara la cruz? Porque quería discípulos que estuviesen dispuestos a enfrentar las dificultades que implicaría servir a su causa. En poco tiempo lo matarían, y sus seguidores tendrían que proclamar su mensaje solos. Para resistir las fuerzas que intentan acallar el evangelio se necesitaría un compromiso total.
               Eso sigue siendo un desafío hoy. ¿Estamos dispuestos a tomar la cruz y a servir a Cristo abnegadamente?
               La tarea es grande, pero sus recompensas son eternas.

Después de todo lo que Cristo ha hecho por nosotros,
¿cómo podemos hacer menos que darle lo mejor de nosotros?

NPD/--JDB

Un Desfile Con Significado

Publicado:20 abril, 2011, No Hay Comentarios

Una Casa De Símbolos

Publicado:19 abril, 2011, No Hay Comentarios

Lectura: Hebreos 9:11-28
. . . sin derramamiento de sangre no se hace remisión.
–Hebreos 9:22.

            Una vecina nuestra se asustó una vez que dos hombres entraron en su casa sin ser invitados. Ella gritó. Afortunadamente, los hombres salieron corriendo. Sin embargo, nadie la acusaría de no ser hospitalaria. Cuando uno entra en la casa de alguien entra bajo las condiciones de esa persona.
           Muchas veces olvidamos que el mismo principio se aplica cuando queremos entrar en la presencia de Dios. Esto quedó claramente establecido en la «casa de símbolos» del Antiguo Testamento conocida como tabernáculo (Éx. 25-27). Su construcción y la disposición de los objetos que había en él nos enseña que entramos en la presencia de Dios únicamente bajo sus condiciones.
           Por ejemplo, consideremos el altar de bronce para el sacrificio (27:1-8). El bronce en las Escrituras simboliza juicio divino por el pecado. El sacrificio de corderos y machos cabríos sobre el altar era un símbolo de los resultados del pecado. La muerte inmisericorde de animales inocentes señalaban a un sustituto futuro, el «Cordero de Dios» sin pecado. Cuando Cristo murió en la cruz del Calvario, su sacrificio fue más que adecuado para expiar el pecado de todo el mundo (Jn. 1:29).
           La única forma de acercarse a Dios es bajo sus condiciones. Hemos de recibir el perdón que Él nos ofrece por medio de Cristo.
¿Has aceptado a Cristo, el Cordero de Dios, como tu Salvador del pecado?

Cristo te recibirá si le crees.

NPD/-----MRD II

La Ley de La Cruz

Publicado:18 abril, 2011, No Hay Comentarios

Lectura: Juan 12:20-26
De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto. –Juan 12:24.

        Muchos enseñan hoy día que si uno es fiel al Señor, cosechará salud, riquezas y honor. Pero eso no es verdad. Multitudes de creyentes fieles están enfermos, son pobres o sufren persecución. No obstante, adoran al Señor con gratitud, le sirven lo mejor que pueden, y conservan el gozo. Eso lo pueden hacer porque creen en la ley de la cruz: que si mueren al yo producirán una cosecha espiritual que durará para siempre.
       Leí acerca de un hombre que lleva a cabo un programa para niños de un barrio pobre. Emplea personas que enseñen a coser, a leer y otras habilidades útiles. Además opera una escuela de día completo durante seis semanas en el verano, y celebra un culto dominical en el edificio de una iglesia que él mismo limpia. Cientos de personas se benefician de su trabajo, pero sólo un promedio de ¡ocho personas asisten a la iglesia! Sin embargo, él sigue, porque está motivado por su amor a Dios y por la ley de la cruz, que dice que si uno muere al yo y sirve a otros, cosechará fruto por la eternidad.
       El principio que Jesús enseñó en Juan 12:24 acerca del grano de trigo que muere antes de que pueda producir fruto quedó expresado plenamente en Su muerte y resurrección. Nosotros también necesitamos vivir cada día por esa ley de la cruz.

Una semilla enterrada produce fruto;
una vida abnegada recoge una cosecha eterna.

NPD/---HVL

¿Por Qué La Semana Santa No Se Celebra Todos Los Años En La Misma Fecha?

Publicado:2 abril, 2010, No Hay Comentarios

  PREGUNTA:
  ¿Me puede responder por qué la Semana Santa no se celebra todos los años en la misma fecha?
  RESPUESTA:
  La Semana Santa (la Pascua de nuestro Señor; la Pasión de nuestro Señor) es un festival celebrado a
través del mundo. La fecha cambia cada año de acuerdo al calendario

Pregunta: “¿Por qué es importante la resurrección de Jesucristo?”

Publicado:2 abril, 2010, No Hay Comentarios

Pregunta: “¿Por qué es importante la resurrección de Jesucristo?”

Respuesta: La resurrección de Jesucristo es importante por muchas razones. Primero, testifica del inmenso poder de Dios mismo. Creer en la resurrección es creer en Dios. Si Dios existe, y si Él creó el universo y tiene poder sobre él; Él tiene el poder de levantar a los muertos. Si Él no tiene tal poder, Él no es un Dios digno de nuestra fe y adoración. Solo Él, quien creó la vida, puede

Estaba Muerto y Ahora Vive

Publicado:2 abril, 2010, No Hay Comentarios

Estaba Muerto y Ahora Vive

Lectura: Lucas 24:1-12
Y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos. . . . –Apocalipsis 1:18.

¡Cristo Ha Resucitado!

Publicado:2 abril, 2010, 1 Comentario

¡Cristo Ha Resucitado!

Lectura: Apocalipsis 1:9-18
Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho. –1 Corintios 15:20.

Por Qué Murió

Publicado:2 abril, 2010, No Hay Comentarios

Porqué Murió

Lectura: Isaías 53:1-10
Mas él herido fue por nuestras rebeliones . . . y por su llaga fuimos nosotros curados. –Isaías 53:5.

La Resurrección

Publicado:2 abril, 2010, No Hay Comentarios

La Resurrección

Lectura: 1 Corintios 15:12-19
El cual [Cristo] fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación. –Romanos 4:25.

¡El Señor Resucitó!

Publicado:2 abril, 2010, No Hay Comentarios

¡El Señor Resucitó!

Lectura: Lucas 24:13-27
. . . Ha resucitado el Señor verdaderamente, y ha aparecido a Simón. –Lucas 24:34.

This site is protected by WP-CopyRightPro