Archivo por ‘Jeremías’

La Señal Del Viento Destructor

Publicado:9 junio, 2011, No Hay Comentarios

La Fidelidad de Dios
Texto: Jeremías 50:1—52:34

Versículo Clave: “Porque Israel y Judá no han enviudado de su Dios. Jehová de los ejércitos, aunque su tierra fue llena de pecado contra el Santo de Israel.” Jeremías 51:5

Debemos comprender que Dios es fiel y de seguro juzgara al pecado y recompensara la justicia en su tiempo, de acuerdo a su agenda.

UN VISTAZO PRELIMINAR

El final de la profecía de Jeremías está ligado con la destrucción y el derrocamiento de Babilonia. En la Biblia, Babilonia es símbolo de aquellos quienes son enemigos de Dios. En Apocalipsis 17:5 vemos el carácter de Babilonia: “LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA”. Este es Satanás conforme usa la religión falsa para demandar una posición terrenal, prestigio y poder.
Babilonia comenzó después del diluvio con la construcción de la torre de Babel. Génesis revela la razón por la cual la torre fue construida—para que pudieran hacerse un nombre para sí mismos y ser como Dios (Gn. 11:4). Babilonia representa el intento de los hombres de ganar prestigio o categoría ante los ojos del mundo usando la autoridad religiosa. Este espíritu ha estado detrás de todas las religiones hechas por los hombres, y todas
ellas buscan ese tipo de poder en el mundo. Nosotros todavía luchamos con el espíritu de Babilonia en nuestros días. En cualquier momento que anhelemos la alabanza de los hombres y ejercitar poder y prestigio en nuestra comunidad, el espíritu de Babilonia está obrando.

Leer Más →

La Señal De La Heredad Comprada

Publicado:8 junio, 2011, 6 Comentarios

Israel Restaurada
Texto: Jeremías 32:1—49:39

Versículo Clave:
“¡Oh Señor Jehová! he aquí que tú hiciste el cielo y la tierra con tu gran poder, y con tu brazo extendido, ni hay nada que sea difícil para ti.” Jeremías 32:17

Debemos llegar a ver que nada es imposible para Dios, por lo que siempre se puede confiar en Él, seguirlo y obedecerle por completo.

UN VISTAZO PRELIMINAR

La señal de la heredad comprada es otra ayuda visual que Dios usó para instruirnos. Dios siempre adopta una perspectiva amplia de las cosas, y Dios estaba preparando a Jeremías para las pruebas que estaban por venir. A menudo tenemos la idea que la vida debería ser una experiencia tipo cielo en la tierra, donde estamos libres de problemas y felices todo el tiempo. Nos sentimos engañados si las cosas no salen de esta manera. Pero la Biblia nos dice repetidamente que ésta no es la forma en que sería (2 Ti. 3:12). Entretanto Satanás esté en control del mundo físico, nuestras vidas no serán fáciles.
No tendremos una existencia libre de problemas. Dios puede usar los problemas en nuestras vidas para enseñarnos lecciones, y Él nos proveerá en nuestros problemas. Dios le dio a Jeremías esta gran lección objetiva, tanto para enseñarle como
para fortalecerlo. La cautividad estaba sobre el pueblo de Judá en esta época. Jeremías estaba confinado al patio de la prisión bajo las órdenes de Sedequías. Jeremías le había aconsejado al pueblo de Judá que cediera ante los babilonios, y el rey vio esto como una traición. Nabucodonosor y su ejército estaban fuera de Jerusalén; la ciudad estaba sitiada y la rendición era inminente. Pero en medio de esta situación problemática, Jeremías tenía la indicación de dar un paso de esperanza y gran optimismo. Se le indicó planear para el futuro cuando no parecía que él ni su pueblo tendrían mucho futuro.
Después de este mensaje, los capítulos 34—39 son una serie de escenas retrospectivas. No vienen en orden cronológico, pero Jeremías estaba viendo hacia atrás unos cuarenta años de ministerio y recordando ciertos incidentes que no habían sido reportados anteriormente. Tomados juntos, nos dan una revelación de lo que Dios quiere de su pueblo. Cada capítulo documenta la falla de Judá de reunir un requisito de Dios alusivo a su vida nacional.

Leer Más →

La Señal De Los Setenta Años

Publicado:7 junio, 2011, 1 Comentario

Cautivos Para Regresar
Texto: Jeremías 29:1—31:40

Versículo Clave:
“Porque así dijo Jehová: Cuando en Babilonia se cumplan los setenta años, yo os visitaré, y despertaré sobre vosotros mi buena palabra, para haceros volver a este lugar. Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.” Jeremías 29:10, 11

Debemos entender que Dios permite las pruebas para construir confianza, traer arrepentimiento, renovar la sinceridad y producir una obediencia amorosa.

UN VISTAZO PRELIMINAR

Jeremías había pronunciado la palabra de Dios en una serie de sermones y lecciones objetivas para el pueblo de Judá. Ahora cambió su método, pero no su mensaje. Jeremías escribió una carta al pueblo que estaba siendo llevado cautivo a Babilonia. Jeremías se quedó en Judá, pero su mensaje era vital para aquellos que estaban siendo llevados a Babilonia. Él no podía ir allá a predicar, así que envió el mensaje de Dios en una carta.
Hay una verdad importante que aprovechar aquí. El mensaje y el método no son lo mismo. Nosotros somos libres de usar el mejor método disponible para propagar la Palabra de Dios; pero
jamás estamos en libertad de cambiar el mensaje de Dios en ningún sentido. Jeremías fue consistente en su predicación, ya sea que fuera a través de un sermón, una lección objetiva o por medio de cartas como la de esta lección. La situación de Jeremías había cambiado, y de igual manera su método de emitir la palabra de Dios. Nosotros debemos ser lo suficientemente sabios para comprender esto conforme servimos al Señor.
Jamás debemos ver un cambio de circunstancias como una limitación en nuestro servicio a Dios. Nuestra situación puede cambiar y puede que haya cambiado nuestro método; pero Dios todavía puede vencer nuestros problemas y nuestras pruebas, y nosotros aún podemos servirle.
La carta que Jeremías escribió era poderosa e instructiva como cualquier sermón que hubiera predicado.

Leer Más →

La Señal De Las Yuntas

Publicado:6 junio, 2011, No Hay Comentarios

La Sumisión a Babilonia
Texto: Jeremías 27:1—28:17

Versículo Clave:
“Y a la nación y al reino que no sirviere a Nabucodonosor rey de Babilonia, y que no pusiere su cuello debajo del yugo del rey de Babilonia, castigaré a tal nación con espada y con hambre y con pestilencia, dice Jehová, hasta que la acabe yo por su mano.” Jeremías 27:8

Debemos comprender que aunque el camino de Dios no siempre es el más fácil, siempre es el mejor.

UN VISTAZO PRELIMINAR

Dios es el realista supremo. Él trata con la gente y las situaciones tal cual son, no como si existieran en la imaginación de los hombres. Judá había rechazado el mensaje de los profetas, incluyendo el mensaje de Jeremías. Ahora la cautividad era inevitable. Pero Dios no abandonó a su pueblo; más bien siguió procurando lo mejor para ellos, y en ese espíritu, Jeremías ofreció este maravilloso mensaje a los reyes de su día.
En la historia estaban sucediendo algunas cosas interesantes en este tiempo. Nabucodonosor había sido imparable en sus conquistas, pero en esta época, sus aventuras foráneas habían traído intranquilidad en su hogar en Babilonia. Esta intranquilidad
fue percibida en un momento de debilidad, y los reyes que habían sido conquistados se reunieron para ver si podrían unirse y usar esta ocasión para rebelarse de la esclavitud de Babilonia.
Lo que estos reyes no sabían era que Nabucodonosor estaba siendo usado por Dios, y su reino estaba lejos de terminarse. Dios cuidó de Judá aunque esta nación lo había rechazado. Él usó el símbolo de una yunta y la usó públicamente. Recuerde que Jeremías era bien conocido en la corte de Judá. Cuando las personas fuertes de la tierra lo vieron vistiendo una yunta, sin duda alguna le preguntaron lo que estaba haciendo. Esto le dio la oportunidad de explicar la yunta y predicar el mensaje que Dios le dio sobre la sumisión a Babilonia.

Leer Más →

La Señal Del Vaso de Vino

Publicado:4 junio, 2011, No Hay Comentarios

El Juicio De Las Naciones
Texto: Jeremías 25:1—26:24

Versículo Clave:
“Tú, pues, profetizarás contra ellos todas estas palabras y les dirás: Jehová rugirá desde lo alto, y desde su morada santa dará su voz; rugirá fuertemente contra su morada: canción de lagareros cantará contra todos los moradores de la tierra.” Jeremías 25:30

Debemos comprender que todas las naciones, así como toda la gente, son responsables delante de Dios y un día estarán delante de El.

UN VISTAZO PRELIMINAR

Para el tiempo de este escrito, Jeremías había estado predicando por unos veintitrés años. Esto fue cerca de su punto medio en su ministerio. Jeremías predicó cuarenta años y en general, sus mensajes no fueron bien recibidos. Uno podría pensar que él estaría desanimado, pero Dios le había prometido desde el principio que su mensaje no sería bien recibido. Jeremías no estaba desalentado. A pesar que la gente no se arrepintiera, él siguió sirviendo fielmente al Señor.
Nosotros jamás debemos basar nuestro servicio a Dios en las circunstancias externas. Vale la pena hacer la obra de Dios, ya
sea que los hombres reciban el mensaje del evangelio, no. Es trabajo del mensajero el de proclamar el mensaje fielmente. Aquellos que reciben el mensaje determinarán por sí mismos si siguen o no las bendiciones.
Aquí Jeremías pronunció dos sermones llenos de ilustraciones poderosas. El primero fue proclamado a los judíos. Esto se relata en Jeremías 25:1-14. El segundo mensaje, el tema de esta lección, fue proclamado a las naciones gentiles.
Los judíos, como la mayoría de los otros pueblos, dividieron el mundo en dos grupos. Estaba Israel y todos los demás. Los términos naciones o gentiles se refieren a todas las naciones, menos Israel. Esto es bastante simple, pero describe con precisión la actitud que tiene la mayoría de la gente. Nosotros vivimos en un tipo de mundo “nosotros y ellos”.
Dios estaba interesado en la nación que llevaba su nombre, pero también estaba interesado en las demás naciones del mundo. El pueblo de Dios es responsable ante Él por su conducta y por lo que cree, pero todas las personas son responsables también. Jesús está en su futuro, sea usted salvo o no.

Leer Más →

La Señal De Los Higos

Publicado:3 junio, 2011, 2 Comentarios

La Deportación y Restauración
Texto: Jeremías 24:1-10

Versículo Clave:
“Así ha dicho Jehová Dios de Israel: Como a estos higos buenos, así miraré a los transportados de Judá a los cuales eché de este lugar a la tierra de los caldeos, para bien.” Jeremías 24:5

Debemos valorar el hecho que Dios siempre guarda su Palabra y a su pueblo, sin importar las circunstancias nacionales que puedan surgir.

UN VISTAZO PRELIMINAR

El tema de esta lección se expresa en un versículo de hebreos: “Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados” (Hb. 12:11).
El principio del fin de Judá llegó en el año 597 a.C. cuando Nabucodonosor se llevó al rey Jeconías junto con varios de los nobles y ciudadanos clave, dejando sólo a la gente más pobre para que trabajara la tierra. No cabe duda que Jeremías estaba grandemente desanimado por este giro en los eventos. El golpe final llegó en el año 586 a.C. cuando Jerusalén cayó y el exilio fue total.
Durante los años de cautividad, una generación pereció y una nueva generación se levantó para ir y volver a ocupar la Tierra
Prometida. Algo similar ocurrió durante el éxodo cuando Dios permitió que el pueblo divagara hasta que todos murieran, excepto Josué y Caleb. Son los únicos que salieron de Egipto y que también entraron a la tierra ordenar a este pueblo. Con el tiempo, los idólatras perecerían y aquellos que volvieran estarían curados del pecado de idolatría.
Sin embargo, un tiempo de juicio no es placentero, sin importar cuan bueno pueda ser el resultado. Sabiendo que Jeremías y aquellos que permanecieran siendo fieles necesitarían aliento, Dios dio esta lección sobre la consistencia. Una vez más, Dios nos enseña con metáforas. Esto nos enseña cómo pensar, así como qué pensar.

Leer Más →

La Señal Del Renuevo Justo

Publicado:2 junio, 2011, No Hay Comentarios

Israel Otra Vez Reunida

Texto: Jeremías 23:1-40

Versículo Clave: “He aquí que vienen días, dice Jehová, en que levantaré a David renuevo justo, y reinará como Rey, el cual será dichoso, y hará juicio y justicia en la tierra.” Jeremías 23:5

Debemos descansar en la promesa que da Dios de dar justicia a este mundo a través de Jehová nuestra justicia.

UN VISTAZO PRELIMINAR

En la última lección, Judá estaba bajo el reinado del Rey Josías. Durante su reinado, el rey de Babilonia trajo su ejército contra Jerusalén. Nabucodonosor hizo varios ataques contra la ciudad antes que fuera derrocada y demolida y su pueblo fuera llevado cautivo. En su primer ataque, Nabucodonosor se llevó algunos tesoros del templo de Jerusalén y también a algunos príncipes de Judá. Entre ellos estaba un joven llamado Daniel y sus amigos—Ananías, Azarías y Misael—mejor conocidos por sus nombres babilónicos—Sadrac, Mesac y Abed-nego.
Josías fue dejado en Jerusalén para que fuera rey simbólico, y reinó durante siete años más. Luego se rebeló contra el gobierno de Nabucodonozor. Fue removido por los babilonios y su hijo, Joacim, también llamado Jeconías, fue puesto en el trono.
Él reinó por sólo tres meses y luego fue llevado cautivo a Babilonia. Su tío Sedequías, uno de los hijos restantes del rey Josías, fue puesto en el trono para servir como un tipo de rey provisional.
Todas estas cosas sucedieron entre los capítulos 20 y 21. Ahora es varios años después, y Sedequías, el más débil de todos los reyes de Judá y el último de la línea, estaba en el trono. Nabucodonosor envió otro ejército contra Jerusalén. La ciudad estaba sitiada, y entonces con prontitud el rey Sedequías le envió a Jeremías un mensaje, pidiéndole que intercediera ante Dios a favor de la nación. En respuesta, Jeremías le proclamó este mensaje al rey. La esencia del mismo era que la vida nacional de Judá estaba terriblemente mal. El poderoso mensaje de Jeremías trataba tanto de juicio como de esperanza.

Leer Más →

La Señal De La Casa De Barro

Publicado:1 junio, 2011, No Hay Comentarios

La Soberanía de Dios

Texto: Jeremías 18:1—22:30

Versículo Clave: “¿No podre yo hacer de vosotros como este alfarero, oh casa de Israel? Dice Jehová. He aquí que como el barro en la mano del alfarero, así sois vosotros en mi mano. Oh casa de Israel.” Jeremías 18:6

Debemos reconocer la mano soberana de Dios en la vida y buscar ser un instrumento para honor.

UN VISTAZO PRELIMINAR

Todo texto tiene un contexto, y a menudo es revelador para entender las circunstancias de las Escrituras que estudiamos. Para cuando Jeremías predicó este mensaje, muy probablemente Joacim era el rey de Judá. El no tomaba en consideración ni a Dios ni la predicación de Jeremías. La mayor parte del pueblo de Judá siguió el ejemplo de este rey malvado y le prestó poco cuidado a las advertencias de Jeremías.
Una de las verdades más difíciles de captar es que mientras las cosas van bien nosotros tenemos que prepararnos para los tiempos difíciles. Debemos prepararnos para morir mientras estamos vivos, y tenemos que vivir para el Señor teniendo la opción de hacer otras cosas. La verdad que un día toda rodilla se doblará y toda lengua confesará el nombre de Jesús. Pero no todas las almas se salvarán y no todos los creyentes oirán “bien hecho” de parte de Jesús. En esto, como en muchos asuntos, el tiempo de Dios es crítico.
En esta época en la nación de Judá las cosas iban bien. La economía era próspera y había un tiempo de paz relativa. No había muchas guerras ni conflictos internos. En tales momentos, las advertencias de los profetas como Jeremías pasaban grandemente desapercibidas.
Este mensaje le hace a la nación el llamado de volver a las dos verdades básicas. Primero, Dios tiene la autoridad absoluta en los asuntos de todas las naciones sobre la tierra. Tiene tanto el derecho como el poder para hacer cumplir su voluntad en cualquier momento. La segunda verdad es que Dios ejercita su autoridad de acuerdo a reglas de moralidad bien definidas. Dios tiene un criterio, y los hombres a la larga tienen que ceder a sus parámetros. Dios nunca cederá su justicia a los deseos de los hombres. Dios hará lo correcto en cualquier situación. Su poder divino jamás se usa para satisfacer un simple capricho.

Leer Más →

La Señal Del Profeta Soltero

Publicado:6 mayo, 2011, No Hay Comentarios

EL JUICIO DE JUDA
Texto: Jeremías 16:1—17:27

Versículo Clave: “por tanto, he aqui les enseñare esta vez, les hare conocer mi mano y mi poder, y sabrán que mi nombre es Jehová.” Jeremías 16:21

Debemos reconocer que el camino de Dios siempre es el mejor y es la manera más correcta para vivir.

UN VISTAZO PRELIMINAR

Nosotros enseñamos más con lo que hacemos que con lo que decimos. Muchas personas preferirían ver un sermón antes que oír uno, y por eso Dios instruyó a Jeremías para que viniera a ser un tipo de mensaje viviente para el pueblo rebelde de Judá.
Esto no era singular. Dios también le dijo a Oseas que usara su vida personal como ejemplo de una verdad espiritual. Dios usó muchos medios disponibles para enseñarle la verdad al pueblo de Israel. Las medidas empleadas en esta lección son severas, y de muchas formas tuvieron un impacto en la vida personal de Jeremías; pero él profetizó en tiempos fatales y difíciles. El momento para el arrepentimiento se estaba acortando, y estos tiempos de tribulación hacían el llamado a medidas drásticas para declararle el mensaje de Dios al pueblo.
Recuerde que Dios sabe lo que está haciendo, y Él está bus-cando sólo lo mejor para sus siervos. Dios no estaba castigando
a Jeremías aquí. Más bien, estaba evitándole una gran angustia y frustración.
El pueblo de Judá estaba viendo a través del sol de la prosperidad relativa, pero Dios sabía que las nubes tempestuosas estaban en el horizonte. Así como Dios miró hacia delante a los momentos de prueba, sabiamente Él le evitó a Jeremías el dolor de cabeza que vendría sobre muchos en Judá. Al hacerlo, también proveyó una gran lección para todos los que vieron la vida personal de este profeta.
Conforme estudiamos estos versículos, debemos auto-examinarnos y ver cómo Dios nos está guiando a cada uno de nosotros, no sólo para compartirnos su mensaje, sino también para que seamos un ejemplo de ese mensaje a otros.

Leer Más →

La Señal De La Faja Estropeada

Publicado:5 mayo, 2011, 2 Comentarios

EL ORGULLO DE JUDA
Texto: Jeremías 13:1—15:21

Versículo Clave: “He aquí que vienen días, dice Jehová, en que levantare a David renuevo justo, y reinara como Rey, el cual será dichoso, y hará juicio y justicia en la tierra.” Jeremías 23:5

Debemos comprender el engaño del orgullo y confesarlo y sacarlo de nuestra vida.

UN VISTAZO PRELIMINAR

Jeremías predicó poderosos sermones como la lección que estudiamos la semana pasada. Dios también le instruyó para que enseñara usando lecciones objetivas. Éstas eran lecciones basadas en acciones que Jeremías ejecutó. No cabe duda que eran practicadas por el pueblo de Judá o tal vez denunciadas por el mismo Jeremías. Éstas eran lecciones de la vida que tenían una aplicación particular para la situación de Judá de aquel momento.
Jesús también enseñó de una forma semejante cuando utilizó parábolas para transmitir la verdad. Como dijo Jesús, este tipo de enseñanza revelará la verdad a aquellos que quieran saber-la, pero permanecerá en el misterio para los que no quieran conocerla (Mt. 13:10-13).
En el libro de Jeremías hay muchas lecciones de vida de esta clase, y cada una nos ofrece un campo rico de estudio. Nosotros debemos tener mucho cuidado de sacar de estas acciones sólo las conclusiones que Dios específicamente da. Hay lecciones simples con enseñanzas directas. Aquí no hay significados escondidos ni secretos. El propósito de esta enseñanza no era el de esconder la verdad, sino el de dejarla tan clara para que todos la pudieran entender.
Muchos profetas enseñaron de esta forma, y era una herramienta para dejar claros sus mensajes; aún para aquellos que no escucharan un sermón. Jeremías usó este método para llamar al arrepentimiento al pueblo de Judá y para demostrarles que la prosperidad de ellos podría terminar. Así como cualquiera desecharía una prenda sucia, Dios terminaría de darle prosperidad a Judá. Lo que una vez había sido bueno y útil vino a ser despreciable y a dañarse.

Leer Más →

La Señal De La Cabeza Rasurada

Publicado:4 mayo, 2011, No Hay Comentarios

LA DESTRUCCION DE JUDA
Texto: Jeremías 7:1—12:17;
Desde el día que vuestros padres salieron de la tierra de Egipto hasta hoy. Y os envié todos los profetas mis siervos, enviándolos desde temprano y sin cesar; pero no me oyeron ni inclinaron su oído, sino ante el convencimiento de que endurecieron su cerviz, e hicieron peor que sus padres.” Jeremías 7:25, 26

Debemos ceder ante el convencimiento de Dios en cuanto al pecado personal y así evitar el juicio.

UN VISTAZO PRELIMINAR

Sucedieron muchas cosas en Judá entre la lección anterior y la que estudiamos hoy. El Rey Josías había guiado a la nación en una reforma. Se habían restaurado los edificios del templo y se habían removido los ídolos, pero no se habían destruido. El pueblo no escuchó la advertencia de Dios y de manera imprudente se inmiscuyó en una guerra que involucraba a Egipto, Asiria y Babilonia. Fue herido en batalla cerca de Megido y llevado a Jerusalén donde murió. A pesar de esto, el pueblo de Judá no vio la pérdida de su rey como parte del llamado de Dios al arrepentimiento.
El hijo de Josías, Joacaz, reinó durante tres meses pero fue sustituido por su hermano Eliaquim, también llamado Joacim.
Durante los once años de reinado de Joacim, la nación volvió a sus caminos idólatras.
En realidad los judíos no abandonaron la adoración en el templo; pero trajeron la idolatría a los atrios del templo y convirtieron al único Dios verdadero en uno de los muchos dioses que adoraban. El pueblo fingió que honraba al Señor, pero sus corazones les pertenecían a los dioses falsos. El pueblo de Judá servía a Dios de labios, pero les entregaban sus corazones a los ídolos.
Los judíos sabían que la idolatría era mala. Pensaban que no tenían nada que temer. Falsamente creyeron que Dios jamás permitiría que le sucediera nada a Jerusalén debido a la ubicación del templo.
Tres veces al año el pueblo de Judá iba al templo a adorar. En una de esas ocasiones, Jeremías se puso en pie a la entrada del templo y pronunció este mensaje. Había muchas personas yendo y viniendo, pero unos cuantos habían venido para dar una ofrenda de adoración verdadera. Este mensaje es una afirmación de la verdad del mensaje de Samuel: “obedecer es mejor que los sacrificios” (1 S. 15:22).

Leer Más →

La señal de la ramera contaminada

Publicado:3 mayo, 2011, 1 Comentario

EL PERDON DE DIOS
Texto: Jeremías 3:1—6:30

“Dicen: Si alguno dejare a su mujer, y yéndose ésta de él se juntare a otro hombre, ¿volverá a ella más? ¿No será tal tierra del todo amancillada? Tú, pues, has fornicado con muchos amigos; mas ¡vuélvete a mí! Dice Jehová.” Jeremías 3:1

Habiendo experimentado la profundidad del perdón de Dios, debemos hacer un esfuerzo renovado de ser más amoroso e indulgente con otros.

UN VISTAZO PRELIMINAR

Las palabras claves en esta lección son rebelde y regreso. Es interesante que ambas palabras sean una forma del mismo término hebreo. Ambos términos conllevan la idea que aquellos que han pecado pueden arrepentirse y volver a la senda de justicia.
Los versículos del texto de la lección de hoy son parte de un gran sermón que Jeremías dio en los días de Josías. Esta lección le aclara tres puntos importantes al pueblo de Judá.
Primero, Jeremías les demuestra la profundidad de sus pecados. Él les dijo que merecían ser abandonados; no obstante, él expuso la misericordia y la gracia de Dios quien les había extendido una invitación a regresar.
Segundo, él puso delante del pueblo de Judá los pecados de su nación hermana al norte, Israel. A menudo usamos el término Israel para referirnos a esta nación en cualquier periodo, pero después del año 947 a.C. aproximadamente, el término Israel denota las tribus del norte y el término Judá habla de las tribus al sur. La nación de Israel cayó en mano de los asirios en 722 a.C. y Jeremías usó su destrucción como ejemplo para Judá.
Finalmente, Jeremías dio un maravilloso mensaje de aliento, demostrando cómo Dios estaba listo para recibir y restaurar a este pueblo si se arrepentía.
Recuerde que Dios siempre busca lo mejor para nosotros en todas las situaciones. Dios no desea castigar a nadie (Ez. 33:11). Dios quería que la nación rebelde abandonara sus malos caminos y regresara a Él. Entonces les ofrecería bendición y protección contra sus enemigos. Él les hace la misma oferta a todos los que deambulan lejos de la senda de bendición.

Leer Más →

La Señal De La Cisterna Rota

Publicado:2 mayo, 2011, 5 Comentarios

LA SUPLICA DE DIOS

Texto: Jeremías 2:1-37; 2 Reyes 24:6-10
“Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua.” Jeremías 2:13

Debemos darnos cuenta del valor de seguir y servir a Dios por completo.

UN VISTAZO PRELIMINAR

Jeremías podría ser llamado el profeta predicador. El libro de Jeremías es una serie de sermones que Jeremías predicó a los líderes de Judá. Cada uno de ellos está lleno de ilustraciones que lanzan retos tomados de la vida cotidiana y aplicada a la condición espiritual de la nación de Israel.
Una de las tareas de cualquier predicador es tomar una situación o un objeto ordinario de todos los días y dar una aplicación espiritual del mismo. Jesús hizo esto a la perfección en su uso de parábolas. Todos los mensajes de Jeremías se centraban alrededor de cuatros temas. Él predicó sobre la rebeldía de los hijos de Israel, la necesidad de un arrepentimiento verdadero, la fuente de la justicia verdadera y el juicio final de Dios.
Éste fue el primer mensaje de Jeremías, y establece la nota para su ministerio. Hay muchas similitudes entre este mensaje y las situaciones del mundo hoy. Vemos hoy una constante tendencia de andar a la deriva, alejándose del Señor. Vemos cosas desintegrándose moral y espiritualmente a nuestro alrededor. Muchas personas, tal vez sin siquiera darse cuenta, están perdiendo el gozo de su salvación y están recayendo en el estilo de vida que tenían antes de convertirse.
Lo que realmente necesitamos en tal situación es una voz llamándonos de vuelta a nuestras raíces y a un tiempo y lugar de compañerismo real y amor sincero por el Señor. Lo trágico es que la rebeldía puede suceder gradualmente de tal manera que nadie siquiera sepa que algo está mal. Podemos estar en un estado de decadencia moral y pensar que todo está normal. Por esto necesitamos escuchar la voz de este profeta.

Leer Más →

….. Jeremías….

Publicado:29 abril, 2011, 1 Comentario

¿“Sabias que” Jeremías comenzó su ministerio como Profeta a la edad de 20 años?

¿“Sabias que” Jeremías trabajó como profeta mas de 50 años?

¿“Sabias que” Jeremías se le conoce como el profeta llorón?

¿“Sabias que” Jeremías era de una aldea llamada Tecoa?

¿“Sabias que” Jeremías se fue a Egipto por la persecución que recibía?

¿“Sabias que” Jeremías fue abofeteado por un rey enfrente de todos?

¿“Sabias que” Jeremías fue un profeta soltero toda su vida?

Llorando Por Jerusalén

Publicado:29 abril, 2011, 2 Comentarios

           El profeta Jeremías es conocido como “el profeta llorón”, pues su libro está cargado de emotividad y de lágrimas por Judá. Es el profeta que dice, por ejemplo: “¡Oh, si mi cabeza se hiciese aguas, y mis ojos fuentes de lágrimas, para que llore día y noche los muertos de la hija de mi pueblo!”. Sin embargo, sus lágrimas no son sólo suyas: son también el llanto de Dios por la nación apóstata. Una nación que, pese a los múltiples llamados al arrepentimiento, enfrenta ahora su día postrero. Jeremías fue testigo de la caída de Jerusalén, y del éxodo de los exiliados.
          Pero Jeremías es también el “profeta llorón” porque escribió el libro de Lamentaciones. Según cuenta la tradición, lo escribió sentado sobre un monte cercano, mientras veía la devastación de la ciudad. Sus palabras se alzan entonces, en oleadas de dolor creciente, como un delicado gemido, en imprecaciones y ayes. Su alma transida se desgrana en desgarradoras metáforas.
          Entonces repite especialmente una, la de la mujer. Jerusalén es una mujer. ¿No había sido Dios su Amado y ella la amada, a la cual Dios había lavado, enjoyado y vestido de hermosura? Pero ahora Jerusalén es la mujer adúltera que se ha vuelto “como viuda”, y llora amargamente en la noche. En otro tiempo había sido hermosa, pero después se entregó a sus amantes, los cuales la humillaron y la abandonaron. Ella “suspira”, y lamenta, mientras observa sus faldas inmundas: “Di voces a mis amantes, mas ellos me han engañado”. El profeta, entonces, se compadece y le dice: “Grande como el mar es tu quebrantamiento, ¿quién te sanará?”. No hay nada que se pueda hacer ahora, sino llorar, así que la invita a hacerlo: “Oh hija de Sion, echa lágrimas cual arroyo día y noche; no descanses, ni cesen las niñas de tus ojos”. Luego el profeta recrimina a los profetas falsos porque ellos “vieron para ti vanidad y locura; y no descubrieron tu pecado para impedir tu cautiverio, sino que te predicaron vanas profecías y extravíos”.
          Es Jeremías, “el profeta llorón”. La imagen de Jeremías llorando sobre Jerusalén se repite casi seiscientos años más tarde. No se trata de Jeremías, por supuesto, sino de Jesús, con el cual sus contemporáneos le hallaban cierto parecido. Él también llora, y en su llorar va diciendo: “¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina a sus polluelos debajo de sus alas, y no quisiste! He aquí, vuestra casa os es dejada desierta; y os digo que no me veréis, hasta que llegue el tiempo en que digáis: Bendito el que viene en nombre del Señor”. La ciudad no está aún desolada; sin embargo, Jesús puede verla tal como va a estar cuarenta años después. Exactamente como la vio Jeremías.
          Pero la imagen de un profeta llorando por Jerusalén tiene una tercera manifestación. Hoy la verdadera Jerusalén –la Iglesia– también está desolada, y el Señor Jesús nuevamente llora sobre sus ruinas. Es el llanto de Cristo por su amada infiel. Casi todo lo que Jeremías dice sobre aquella viuda en Lamentaciones es aplicable hoy a la Iglesia. ¿Se unirán los profetas de hoy al llanto de Cristo por su amada, como hizo Jeremías anticipadamente sobre Jerusalén?

Tomado de Aguas Vivas
This site is protected by WP-CopyRightPro