Archivo por ‘Año Nuevo’

Se Necesita En Estos Tiempos

Publicado:17 enero, 2011, No Hay Comentarios

Predicciones Perfectas

Publicado:4 enero, 2011, No Hay Comentarios

Lectura: Deuteronomio 18:14-22
Porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino . . . por el Espíritu Santo.
–2 Pedro 1:21.

          A principio de un nuevo año se escuchan muchas predicciones. Pero las predicciones no son nada nuevo. En 1983, la revista US News & World Report tenía una sección titulada «Lo que traerán los próximos 50 años». Tenía las sugerencias de costumbre acerca de la creciente importancia de las computadoras, los nuevos avances en el campo de la medicina, y las formas más fáciles y rápidas de transportarse. La introducción decía: «La predicción es, cuanto menos, un negocio arriesgado.» Luego citaba a Sir Francis Bacon, el cual dijo: «Los sueños y las predicciones deben servir nada más que para una conversación de invierno junto a la chimenea.»
         Eso puede ser cierto en el caso de las predicciones de los hombres, pero no de las profecías de Dios. El hombre puede especular sobre lo que va a suceder la próxima semana, pero Dios nos mostró en la Biblia que Él conoce el futuro. Esta verdad es una razón por la que podemos tener absoluta confianza en el Libro de los libros. El Antiguo Testamento contiene cientos de profecías sobre la gente, los acontecimientos y las naciones que ya se han cumplido. La posibilidad de que una cantidad igual de predicciones se cumplan prácticamente no existe.
         ¿No tienes confianza en la Biblia? Dedica un poco de tiempo a examinar las muchas profecías que de ella se han cumplido. Yo pronostico que te vas a convencer de que es verdaderamente la Palabra de Dios, y de que puedes confiar en ella para todo lo que ocurra en tu futuro.

EN UN MUNDO CAMBIANTE,
PUEDES CONFIAR EN LA INMUTABLE PALABRA DE DIOS.

NPD/--JDB

La Lista

Publicado:3 enero, 2011, No Hay Comentarios

Lectura: Salmo 147
¡Aleluya! ¡Alabado sea el Señor. . . . Restaura a los abatidos y cubre con vendas sus heridas. –Salmo 147:1,3
(NVI).

           Al comienzo de este nuevo año, muchos periódicos y revistas publicarán una lista de personas notables y celebridades que murieron en los pasados 12 meses. Es posible que el nombre que alguien a quien admirábamos remueva los recuerdos que nos afectan de una manera especial.
          También habrá una lista del año pasado escrita profundamente en nuestros corazones. ¡Cómo lamentamos la pérdida de aquellos cuyos nombres se encuentran en ella!: un padre, un vecino, una hermana, un amigo. En toda la vida, tal vez no haya un dolor más grande que el que se siente cuando muere alguien a quien amamos.
          Cuando la pérdida y el dolor parecen demasiado difíciles de soportar, ¿a dónde podemos recurrir? El Salmo 147 declara que es el Señor quien «restaura a los abatidos y cubre con vendas sus heridas» (v.3, NVI). Cuando se sufre un daño físico, la herida se trata inmediatamente, pero la sanidad toma tiempo. Dios sana nuestra aflicción de la misma manera.
          El Salmo 147 nos puede ayudar a ti y a mí en ese proceso. El salmo comienza y termina con las siguientes palabras: «¡Alabado sea el Señor!» (NVI). En el intermedio celebra los atributos y las obras de Dios. Cuando leas el Salmo 147 hoy, escribe algo por lo que puedas alabar a Dios. Con cada nuevo día agrega otra cosa a la lista. A medida que te centres en el Señor, Él sanará tu corazón y podrás elevar tu voz en una alabanza a Él cada vez mayor.

LA ALABANZA PUEDE QUITAR LA CARGA DE LA AFLICCIÓN.

NPD/--DCM

Un Cántico Nuevo

Publicado:2 enero, 2011, No Hay Comentarios

Lectura: Salmo 33
Cantad a Jehová, bendecid su nombre; anunciad de día en día su salvación.
–Salmo 96:2.

             A la mayoría de la gente le interesa las noticias, pero sólo sin son frescas. Leemos el periódico de hoy, no el de ayer. La popularidad de los programas descendería muchísimo si sólo cubriesen los acontecimientos del año o del mes pasado.
           Nuestro reconocimiento de las cosas buenas que Dios hace por nosotros también ha de mantenerse fresco y al día. Dios quiere que reconozcamos que su misericordia y compasión son «nuevas cada mañana» (Lm. 3:22,23).
           El autor del Salmo 23 se dio cuenta de lo importante que es hacerlo, por eso pidió que cantásemos un cántico nuevo (v.3): una nueva expresión de lo que el Señor ha hecho por nosotros en el pasado, así como de lo que está haciendo por nosotros en el presente.
           El salmista dijo que Dios creó las estrellas de los cielos y controla los mares (vv.6,7). Está profundamente involucrado en las relaciones internacionales (v.10) y en cada dimensión de nuestra experiencia personal (v.14,15). Dios observa y muestra un cuidado especial hacia aquellos que lo aman (vv.18-22).
           El Señor sigue haciendo grandes cosas hoy. Mira a tu alrededor y verás la obra de sus manos. Fíjate cómo su poder y sabiduría se revelan en la naturaleza y en el hombre. Luego, canta un cántico nuevo de alabanza al Dios que está detrás de todo eso. No trates las buenas nuevas de su poder como si se hubiesen detenido hace mucho tiempo.

CADA NUEVO DÍA NOS DA NUEVAS RAZONES
PARA CANTAR ALABANZAS A DIOS.

NPD/--MRD II

Alimento Para El Año

Publicado:1 enero, 2011, No Hay Comentarios

Lectura: Jeremías 15:15-21
Fueron halladas tus palabras, y yo las comí; y tu palabra me fue por gozo y por alegría de mi corazón. . . .
–Jeremías 15:16.

           Me alegro de que de niño me gustasen los frijoles, porque mi madre los preparaba todos los Días de Año Nuevo. No lo hacía porque pensara que eso traería buena suerte, como creen algunas personas, pero la práctica persistió en nuestro hogar.
          Muchos americanos le dan la bienvenida al Año Nuevo comiendo col (repollo), arenque, miel, sardinas o sal. Los japoneses comen fideos largos. Los griegos hornean un pan especial. En España, la costumbre es comer doce uvas individuales durante los segundos inmediatamente anteriores al año nuevo. Los antropólogos dicen que comer ciertos alimentos para cambiar la suerte se remonta a la antigua Babilonia.
          El profeta Jeremías no estaba buscando buena suerte. Como portavoz de Dios en una época difícil en la historia de Israel sufrió rechazo y persecución. No obstante, la Palabra de Dios produjo un gozo profundo en su corazón. En una vívida declaración le dijo a Dios: «Fueron halladas tus palabras, y yo las comí; y tu palabra me fue por gozo y por alegría de mi corazón. . . .» (Jer. 15:16).
          Comer frijoles no va a influir absolutamente para nada en el año que tenemos por delante. Pero si hago que la Palabra de Dios sea parte de mi vida cada día a través de la lectura, el estudio y la memorización, eso sí cambiará las cosas. La Biblia es materia de reflexión y alimento para el nuevo año.

La Biblia es pan para cada día,
no pastel para ocasiones especiales.

NPD/--DCM
This site is protected by WP-CopyRightPro