Leyendo La Biblia En 1 Año: Enero 3

Publicado: 3 enero, 2013, No Hay Comentarios Categoría: Biblia

biblia1year Genesis 5:1-7:24

Mateo 3:7-4:11

Salmo 3:1-8

Proverbios 1:10-19


 

Génesis 5-7:24

5.1 Este es el relato escrito de los descendientes de Adán. Cuando Dios creó a los seres humanos,[a] los hizo para que fueran semejantes a él mismo. 2 Los creó hombre y mujer, y los bendijo y los llamó «humanos».
3 Cuando Adán tenía ciento treinta años, fue padre de un hijo que era igual a él, su viva imagen, y lo llamó Set. 4 Después del nacimiento de Set, Adán vivió ochocientos años más y tuvo otros hijos e hijas. 5 Adán vivió novecientos treinta años y después murió.
6 Cuando Set tenía ciento cinco años, fue padre de[b] Enós. 7 Después del nacimiento de[c] Enós, Set vivió ochocientos siete años más y tuvo otros hijos e hijas. 8 Set vivió novecientos doce años y después murió.
9 Cuando Enós tenía noventa años, fue padre de Cainán. 10 Después del nacimiento de Cainán, Enós vivió ochocientos quince años más y tuvo otros hijos e hijas. 11 Enós vivió novecientos cinco años y después murió.
12 Cuando Cainán tenía setenta años, fue padre de Mahalaleel. 13 Después del nacimiento de Mahalaleel, Cainán vivió ochocientos cuarenta años más y tuvo otros hijos e hijas. 14 Cainán vivió novecientos diez años y después murió.
15 Cuando Mahalaleel tenía sesenta y cinco años, fue padre de Jared. 16 Después del nacimiento de Jared, Mahalaleel vivió ochocientos treinta años más y tuvo otros hijos e hijas. 17 Mahalaleel vivió ochocientos noventa y cinco años y después murió.
18 Cuando Jared tenía ciento sesenta y dos años, fue padre de Enoc. 19 Después del nacimiento de Enoc, Jared vivió ochocientos años más y tuvo otros hijos e hijas. 20 Jared vivió novecientos sesenta y dos años y después murió.
21 Cuando Enoc tenía sesenta y cinco años, fue padre de Matusalén. 22 Después del nacimiento de Matusalén, Enoc vivió en íntima comunión con Dios trescientos años más y tuvo otros hijos e hijas. 23 Enoc vivió trescientos sesenta y cinco años 24 andando en íntima comunión con Dios. Y un día desapareció, porque Dios se lo llevó.
25 Cuando Matusalén tenía ciento ochenta y siete años, fue padre de Lamec. 26 Después del nacimiento de Lamec, Matusalén vivió setecientos ochenta y dos años más y tuvo otros hijos e hijas. 27 Matusalén vivió novecientos sesenta y nueve años y después murió.
28 Cuando Lamec tenía ciento ochenta y dos años, fue padre de un hijo varón. 29 Lamec le puso por nombre a su hijo Noé, porque dijo: «Que él nos traiga alivio[d] de nuestro trabajo y de la penosa labor de cultivar esta tierra que el Señor ha maldecido». 30 Después del nacimiento de Noé, Lamec vivió quinientos noventa y cinco años más y tuvo otros hijos e hijas. 31 Lamec vivió setecientos setenta y siete años y después murió.
32 Cuando Noé tenía quinientos años, fue padre de Sem, Cam y Jafet.
Un mundo descarriado
6 Luego los seres humanos comenzaron a multiplicarse sobre la tierra, y les nacieron hijas. 2 Los hijos de Dios vieron a las hermosas mujeres[e] y tomaron como esposas a todas las que quisieron. 3 Entonces el Señor dijo: «Mi Espíritu no tolerará a[f] los humanos durante mucho tiempo, porque sólo son carne mortal. En el futuro, la duración de la vida no pasará de ciento veinte años».
4 En esos días y durante algún tiempo después, vivían en la tierra gigantes nefilitas, pues siempre que los hijos de Dios tenían relaciones sexuales con las mujeres, ellas daban a luz hijos que luego se convirtieron en los héroes y en los famosos guerreros de la antigüedad.
5 El Señor vio la magnitud de la maldad humana en la tierra y que todo lo que la gente pensaba o imaginaba era siempre y totalmente malo. 6 Entonces el Señor lamentó haber creado al ser humano y haberlo puesto sobre la tierra. Se le partió el corazón. 7 Entonces el Señor dijo: «Borraré de la faz de la tierra a esta raza humana que he creado. Así es, y destruiré a todo ser viviente: a todos los seres humanos, a los animales grandes, a los animales pequeños que corren por el suelo y aun a las aves del cielo. Lamento haberlos creado». 8 Pero Noé encontró favor delante del Señor.
9 Este es el relato de Noé y su familia. Noé era un hombre justo, la única persona intachable que vivía en la tierra en ese tiempo, y anduvo en íntima comunión con Dios. 10 Noé fue padre de tres hijos: Sem, Cam y Jafet.
11 Ahora bien, Dios vio que la tierra se había corrompido y estaba llena de violencia. 12 Dios observó toda la corrupción que había en el mundo, porque todos en la tierra eran corruptos. 13 Entonces Dios dijo a Noé: «He decidido destruir a todas las criaturas vivientes, porque han llenado la tierra de violencia. Así es, ¡los borraré a todos y también destruiré la tierra!
14 »Construye una gran barca[g] de madera de ciprés[h] y recúbrela con brea por dentro y por fuera para que no le entre agua. Luego construye pisos y establos por todo su interior. 15 Haz la barca de ciento treinta y ocho metros de longitud, veintitrés metros de anchura y catorce metros de altura.[i] 16 Deja una abertura de cuarenta y seis centímetros[j] por debajo del techo, alrededor de toda la barca. Pon la puerta en uno de los costados y construye tres pisos dentro de la barca: inferior, medio y superior.
17 »¡Mira! Estoy a punto de cubrir la tierra con un diluvio que destruirá a todo ser vivo que respira. Todo lo que hay en la tierra morirá, 18 pero confirmaré mi pacto contigo. Así que entren en la barca tú y tu mujer, y tus hijos y sus esposas. 19 Mete en la barca junto contigo a una pareja —macho y hembra— de cada especie animal a fin de mantenerlos vivos durante el diluvio. 20 Una pareja de cada especie de ave, de animal, y de animal pequeño que corre por el suelo vendrán a ti para mantenerse con vida. 21 Y asegúrate de llevar a bordo suficiente alimento para tu familia y para todos los animales».
22 Entonces Noé hizo todo exactamente como Dios se lo había ordenado.
7 Cuando todo estuvo preparado, el Señor le dijo a Noé: «Entra en la barca con toda tu familia, porque puedo ver que, entre todas las personas de la tierra, sólo tú eres justo. 2 Toma contigo siete parejas —macho y hembra— de cada animal que yo he aprobado para comer y para el sacrificio,[k] y toma una pareja de cada uno de los demás. 3 Toma también siete parejas de cada especie de ave. Tiene que haber un macho y una hembra en cada pareja para asegurar que sobrevivan todas las especies en la tierra después del diluvio. 4 Dentro de siete días, haré que descienda la lluvia sobre la tierra; y lloverá durante cuarenta días y cuarenta noches, hasta que yo haya borrado de la tierra a todos los seres vivos que he creado».
5 Así que Noé hizo todo tal como el Señor le había ordenado.
6 Noé tenía seiscientos años cuando el diluvio cubrió la tierra. 7 Subió a bordo de la barca para escapar del diluvio junto con su esposa, sus hijos y las esposas de ellos. 8 Con ellos estaban todas las diferentes especies de animales —los aprobados para comer y para el sacrificio, y los no aprobados— junto con todas las aves y los animales pequeños que corren por el suelo. 9 Entraron en la barca por parejas —macho y hembra— tal como Dios había ordenado a Noé. 10 Después de siete días, las aguas del diluvio descendieron y cubrieron la tierra.
11 Cuando Noé tenía seiscientos años, el día diecisiete del mes segundo, todas las aguas subterráneas entraron en erupción, y la lluvia cayó en grandes torrentes desde el cielo. 12 La lluvia continuó cayendo durante cuarenta días y cuarenta noches.
13 Ese mismo día Noé había entrado en la barca con su esposa y sus hijos —Sem, Cam y Jafet— y las esposas de ellos. 14 Con ellos en la barca había parejas de cada especie animal —domésticos y salvajes, grandes y pequeños— junto con aves de cada especie. 15 De dos en dos entraron en la barca, en representación de todo ser vivo que respira. 16 Entraron un macho y una hembra de cada especie, tal como Dios había ordenado a Noé. Luego el Señor cerró la puerta detrás de ellos.
17 Durante cuarenta días, las aguas del diluvio crecieron hasta que cubrieron la tierra y elevaron la barca por encima de la tierra. 18 Mientras el nivel del agua subía más y más por encima del suelo, la barca flotaba a salvo sobre la superficie. 19 Finalmente, el agua cubrió hasta las montañas más altas de la tierra 20 elevándose casi siete metros[l] por encima de las cumbres más altas. 21 Murieron todos los seres vivos que había sobre la tierra: las aves, los animales domésticos, los animales salvajes, los animales pequeños que corren por el suelo y todas las personas. 22 Todo lo que respiraba y vivía sobre tierra firme murió. 23 Dios borró de la tierra a todo ser vivo: las personas, los animales, los animales pequeños que corren por el suelo y las aves del cielo. Todos fueron destruidos. Las únicas personas que sobrevivieron fueron Noé y los que estaban con él en la barca. 24 Y las aguas del diluvio cubrieron la tierra durante ciento cincuenta días.

Notas al pie:
[a] Génesis 5:1 O al hombre; en hebreo dice adán; similar en 5:2.
[b] Génesis 5:6 O el antepasado de; también en 5:9, 12, 15, 18, 21, 25.
[c] Génesis 5:7 O el nacimiento de este antepasado de; también en 5:10, 13, 16, 19, 22, 26.
[d] Génesis 5:29 Noé suena como un término hebreo que puede significar tanto «alivio» como «consuelo».
[e] Génesis 6:2 En hebreo hijas de los hombres; también en 6:4.
[f] Génesis 6:3 La versión griega dice no permanecerá en.
[g]Génesis 6:14 Tradicionalmente se traduce un arca.
[h] Génesis 6:14 O madera de fustete.
[i] Génesis 6:15 En hebreo 300 codos [450 pies] de longitud, 50 codos [75 pies] de anchura y 30 codos [45 pies] de altura.
[j] Génesis 6:16 En hebreo una abertura de un codo [18 pulgadas].
[k] Génesis 7:2 En hebreo de cada animal limpio; similar en 7:8.
[l] Génesis 7:20 En hebreo 15 codos [22,5 pies].

Mateo 3:7-4:11

7 Cuando Juan vio que muchos fariseos y saduceos venían a mirarlo bautizar,[a] los enfrentó. «¡Camada de víboras! —exclamó—. ¿Quién les advirtió que huyeran de la ira divina que se acerca? 8 Demuestren con su forma de vivir que se han arrepentido de sus pecados y han vuelto a Dios. 9 No se digan simplemente el uno al otro: “Estamos a salvo porque somos descendientes de Abraham”. Eso no significa nada, porque les digo que Dios puede crear hijos de Abraham de estas piedras. 10 Ahora mismo el hacha del juicio de Dios está lista para cortar las raíces de los árboles. Así es, todo árbol que no produzca buenos frutos será cortado y arrojado al fuego.
11 »Yo bautizo con[b] agua a los que se arrepienten de sus pecados y vuelven a Dios, pero pronto viene alguien que es superior a mí, tan superior que ni siquiera soy digno de ser su esclavo y llevarle las sandalias. Él los bautizará con el Espíritu Santo y con fuego.[c] 12 Está listo para separar el trigo de la paja con su rastrillo. Luego limpiará la zona donde se trilla y juntará el trigo en su granero, pero quemará la paja en un fuego interminable».
13 Luego Jesús fue de Galilea al río Jordán para que Juan lo bautizara, 14 pero Juan intentó convencerlo de que no lo hiciera.
—Yo soy el que necesita que tú me bautices —dijo Juan—, entonces, ¿por qué vienes tú a mí?
15 Pero Jesús le dijo: —Así debe hacerse, porque tenemos que cumplir con todo lo que Dios exige.[d] Entonces Juan aceptó bautizarlo.
16 Después del bautismo, mientras Jesús salía del agua, los cielos se abrieron[e] y vio al Espíritu de Dios que descendía sobre él como una paloma. 17 Y una voz dijo desde el cielo: «Este es mi Hijo amado, quien me da un gran gozo».
4 Luego el Espíritu llevó a Jesús al desierto para que allí lo tentara el diablo. 2 Durante cuarenta días y cuarenta noches ayunó y después tuvo mucha hambre.
3 En ese tiempo, el diablo[f] se le acercó y le dijo:
—Si eres el Hijo de Dios, di a estas piedras que se conviertan en pan.
4 Jesús le dijo: —¡No! Las Escrituras dicen: “La gente no vive sólo de pan,     sino de cada palabra que sale de la boca de Dios”[g].
5 Después el diablo lo llevó a la santa ciudad, Jerusalén, al punto más alto del templo, 6 y dijo: —Si eres el Hijo de Dios, ¡tírate! Pues las Escrituras dicen: “Él ordenará a sus ángeles que te protejan. Y te sostendrán con sus manos para que ni siquiera te lastimes el pie con una piedra”[h].
7 Jesús le respondió:
—Las Escrituras también dicen: “No pondrás a prueba al Señor tu Dios”[i].
8 Luego el diablo lo llevó a la cima de una montaña muy alta y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria que hay en ellos.
9 —Te daré todo esto —dijo— si te arrodillas y me adoras.
10 —Vete de aquí, Satanás —le dijo Jesús—, porque las Escrituras dicen:
“Adora al Señor tu Dios y sírvele sólo a él”[j].
11 Entonces el diablo se fue, y llegaron ángeles a cuidar a Jesús.

Notas al pie:
[a] Mateo 3:7 O que venían para ser bautizados.
[b] Mateo 3:11 O en.
[c] Mateo 3:11 O en el Espíritu Santo y en fuego.
[d] Mateo 3:15 O porque debemos cumplir con toda justicia.
[e] Mateo 3:16 Algunos manuscritos dicen se abrieron a él.
[f] Mateo 4:3 En griego el tentador.
[g] Mateo 4:4 Dt 8:3.
[h] Mateo 4:6 Sal 91:11-12.
[i] Mateo 4:7 Dt 6:16.
[j] Mateo 4:10 Dt 6:13.

Salmos 3:1-8

1 Oh Señor, tengo tantos enemigos; son muchos los que están en mi contra.
2 Son tantos los que dicen: «¡Dios no lo rescatará!». Interludio[a]
3 Pero tú, oh Señor, eres un escudo que me rodea; eres mi gloria, el que sostiene mi cabeza en alto.
4 Clamé al Señor, y él me respondió desde su monte santo. Interludio
5 Me acosté y dormí, pero me desperté a salvo, porque el Señor me cuidaba.
6 No tengo miedo a los diez mil enemigos que me rodean por todas partes.
7 ¡Levántate, oh Señor!     ¡Rescátame, Dios mío!?¡Abofetea a todos mis enemigos! ¡Destroza los dientes de los malvados!
8 La victoria proviene de ti, oh Señor; bendice a tu pueblo. Interludio

Notas al pie:
[a] Salmos 3:2 En hebreo Selah. El significado de esta palabra es incierto, aunque es probable que sea un término literario o musical. Se traduce Interludio en todo el libro de Salmos.

Proverbios 1:10-19

10 Hijo mío, si los pecadores quieren engatusarte, ¡dales la espalda!
11 Quizás te digan: «Ven con nosotros. ¡Escondámonos y matemos a alguien! ¡Vamos a emboscar a los inocentes, sólo para divertirnos!
12 Vamos a tragarlos vivos, como lo hace la tumba;[a] vamos a tragarlos enteros, como a quienes descienden a la fosa de la muerte.
13 ¡Piensa en todas las grandes cosas que conseguiremos! Llenaremos nuestras casas con todo lo robado.
14 Ven, únete a nosotros; entre todos compartiremos el botín».
15 ¡Hijo mío, no vayas con ellos! Mantente alejado de sus caminos.
16 Ellos corren a cometer malas acciones; van de prisa a matar.
17 Si un pájaro ve que le tienden una trampa, sabe que tiene que alejarse.
18 En cambio esa gente se tiende una emboscada a sí misma, pareciera que busca su propia muerte.
19 Así terminan todos los que codician el dinero; esa codicia les roba la vida.

Notas al pie:
[a] Proverbios 1:12 En hebreo como el Seol.

Nueva Traducción Viviente (NTV)

Entradas relacionadas
Deje su comentario

 
This site is protected by WP-CopyRightPro