Refranes (Guatemala) I

Publicado: 30 marzo, 2010, No Hay Comentarios Categoría: Refranes & Proverbios

Machete, estáte en tu vaina.
No te deseo suerte porque esto no es lotería, el que sabe sabe y el que no, que Dios lo bendiga.
¡Ay, cómo sufro!
Esto es pan para tu matate.
Qué pacaya te echaste encima!
El que se enoja pierde.
Cada mono sabe de qué árbol se cuelga.
Hay que amarrar el tamal.
Hay gente que le das la mano y te agarra el pie.
Parece hoja de pacaya…
Entre casados y hermanos no hay que meter las manos.
El que con niños se acuesta, mojado amanece.
El que es perico, donde quiera es verde.
Quien con una luz se pierde.
Perro que ladra, no muerde. Perro que no ladra, muerde.
Éste cree que vengo de arriar pijijes.
¿Quieres dormir al sueño?
Quien no enseña a su hijo un arte útil, le enseña a robar.
El temor modifica tu conducta.
No es lo mismo estar comprometido que estar involucrado.
El que no corre, vuela.
Mas vale pájaro en mano que baby shower.
Mas vale pájaro en mano, que un ciento volando.
Hombre prevenido vale por dos y pareja desprevenida vale por tres.
Donde hay orden, hay bendición.
Las deudas son las mayores enemigas de la prosperidad.
Piensa con menos emociones y vivirás largos días.
Antes del alivio viene el arrepentimiento.
El orgullo no es grandeza, sino hinchazón.
En la prueba está la solución. Si Dios te da limones, haz limonada.
Diríjase hacia donde va la pelota, no hacia donde se encuentra.
El deseo de aprender es natural en los hombres buenos.
En una empresa orientada a los productos estándares, uno es tan inteligente como el competidor más tonto.
Cuando el río truena, es porque piedras trae.
Para el peor rey, el mejor profeta. Para el peor pecado, el mejor mensaje.
No hay como la primera vez para hacer un trabajo bien hecho.
El que nada debe, nada teme.
No es cierto que la gente deje de percibir sus sueños porque envejece, más bien envejece cuando deja de perseguir sus sueños.
Los hijos cierran los oídos a los consejos y abren los ojos a los ejemplos.
Porque no es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita.
Un mal juicio conduce a malas decisiones.
No necesito tepocates para nadar.
Se queja más que la llorona.


Entradas relacionadas
Leer más
Deje su comentario

 
This site is protected by WP-CopyRightPro